Saltar al contenido

La Financiación Imposible?

¿Por qué no me dan financiación? Es la pregunta que te haces a menudo. Pero, permíteme: la pregunta está equivocada. La financiación no es un derecho que tú tienes o una obligación que tienen los bancos.

"financiación"Con este planteamiento eres una victima más del sistema. Y, por tanto, no puedes hacer nada. Pobre víctima de la crisis financiera. Solo puedes quejarte y esperar a que te solucionen el problema. Quién? El gobierno? Los políticos? El BCE? Europa? Alemania? La Merkel? Pobrecito! Sigue soñando, no despiertes.

Vamos a reformular la pregunta: ¿por qué no consigo financiación? Así, sí puedes/podemos hacer cosas. Ahora estás mirando dentro de tu empresa, dentro de tu negocio. Nos ponemos a trabajar?

Te voy a contar los secretos de las empresas que si consiguen financiación y que TU SI PUEDES HACER para mejorar tu acceso a la financiación que necesitas.

    1. Explicar, con detalle, para qué quieres el dinero. Para eso tienes que tener claras tus necesidades. No vale: “voy a internacionalizar mi empresa”, o “voy a hacerla más competitiva”, o “voy a contratar personal cualificado”. Sé todo lo explícito que puedas. Detállalas. Le prestarías dinero a alguien que no sabe explicarte en qué se lo va a gasta? Yo… NO. Un poquito de por favor! Si hasta a tu hijo le pides explicaciones de en qué se va a gastar la paguilla semanal.
    2. Justificar, documentalmente, esas necesidades. Si, ya se que eres una persona de palabra, con credibilidad, pero… aporta facturas proformas, presupuestos, proyecto, etc. que te ayuden a cuantificar tus necesidades. Así transmites transparencia, claridad, profesionalidad y confianza. No tienes nada que ocultar, verdad?
    3. Tienes clara la operación que tu empresa necesita. No, la que te den no!! Tienes una empresa, un negocio, con unas características, por favor. Piensa un poco. No todo te sirve.
    4. Demuestra tu capacidad de pago. Que puedes pagar a partir de ahora. Con lo que estas haciendo ahora y lo que harás en el futuro? Has sido un buen pagador. Ya,… pues no sirve. Que hayas siendo buen pagador en el pasado, no quiere decir que lo seas en el futuro. El banco te ve como un moroso y hay que demostrarle lo contrario.
    5. Aportas suficientes garantías. No necesariamente inmuebles. Puedes utilizar depósitos, acciones, fondos, contratos, etc. Estás demostrando que apuestas por tu negocio, por tu proyecto. Que no tienes dudas.
    6. Preparas, concienzudamente, las reuniones de solicitud de financiación. Quién va a acudir, dónde se va a realizar, que documentación vas a llevar, qué orientación le vas a dar…. No dejes nada al azar. Te juegas mucho. Puedes pensar que… “total, es mi banco y no hace falta explicarle nada”. Si, seguro que es tu amigo. Por eso necesitas financiación y no la consigues.
    7. Lo más importante: sabes comunicarlo, sabes expresar todo lo anterior de una forma convincente. Resuelves sus dudas ágilmente (has preparado la reunión, recuerdas?) Piensa que si no te entienden la culpa no es suya. Es tuya que no estás sabiendo explicarte. Y en este caso, estás solicitando la financiación que tanta falta te hace, las consecuencias son fatales. Te cargas la operación sobre la marcha.
    8. No tienes “pecados”. No, no hablo de los capitales, aunque casi. Eres buen pagador y eso lo demuestra el que no has devuelto nunca recibos, pagarés, el que estás al día en el pago de tus prestamos, de tus obligaciones tributarias, el que no has impagado a algún proveedor y te ha demandado. Esto es lo primero que miran las entidades financieras. Si eres buen pagador o no. Si no lo eres para qué te van a prestar, para que les impagues?
    9. No quieres el dinero para cancelar deudas de otras entidades. Lo tienes claro, sería causa de denegación directa. No tú tienes claras tus necesidades y se las has explicado en detalle y justificado.
    10. No tienes pérdidas en los 3 últimos años. Porque: 1 año, malo; 2 años, peor; 3 años, sin solución. Tus fondos propios son positivos y adecuados a tu entidad.
    11. Tu endeudamiento, todo lo que debes, bancario y no bancario, está equilibrado. Le puedes hacer frente sin problemas, ahora y en futuro.
    12. Tienes un dossier de financiación completo, actualizado, ordenado, que da soporte a los 11 puntos anteriores.

Si eres capaz de cumplir esta docena de puntos, no puedo prometerte que vayas a conseguir financiación, pero si te aseguro que habrás dado grandes pasos para mejorar tu acceso a ella.

Habrás detectado tus debilidades, errores, falta de documentación. Ahora solo te queda una cosa antes de pedir financiación: arregla tu casa. Ponle solución a lo que has detectado.

Resumiendo, para pedir financiación, planifica, justifica y documenta. Luego ya es negociar, negociar y negociar.

No te olvides de socializarlo y viralizarlo en tus redes sociales.

Artículo publicado originalmente en Diario Abierto.

Configurar cookies